en vivo

Horario: Martes de 18.00 a 20.00

Nombre
Año de fabricación
Nombre de la empresa

Diamante I

Nombre de la empresa: Otras compañías

Año de fabricación: 1948

Los Sres Seretz, Estarez y Paicer de Diamante (E.R.) formaron una sociedad y mandaron a construír una lancha al astillero Ortholán, de Tigre, en 1948.


El casco, de 22,50 mts de eslora y 4,50 mts de manga, totalmente de madera, con timonera elevada o "gallinero", con capacidad para 80 pasajeros fue botado meses después como Diamante I, con matrícula original 3670 (hoy M 0979).


Lo equiparon con un motor GM Gray 6-71/110 gasolero, caja del mismo equipo y escape por chimenea.


En el interior estaban alojadas, desde la proa hasta el motor butacas individuales, con apoyacabezas y riñonera, tapizadas en cuerina negra y desde el motor hacia la popa asientos dobles con pasillo al medio.


Todos los asientos en su respaldar contaban con una tablita con cadenas a los costados, que se rebatían y hacían de mesita para los pasajeros.


Sobre el motor, que estaba en la línea de crujía, se encontraba la timonera elevada y en el piso de abajo, el baño y el bar, uno a cada lado.


Exteriormente el casco estaba pintado totalmente de blanco así como los candeleros, mamparos, bordas y castilletes; el fondo de color cobre.


La llevaron a navegar a Entre Ríos, para hacer la línea entre Puerto San Martín y Diamante.


La empresa no tuvo mucho éxito y pronto se disolvió.


La lancha pasó a manos del Sr José Cartechine, dueño de la empresa "La Entrerriana".


Navegaba la ruta entre Rosario y Victoria en un trayecto más que complicado, que duraba, con clima normal y sin inconvenientes 4,30 hs de navegación.


En el año 1955, una de las empresas de Tigre, solicitó el servicio de dos lanchas al Sr Cartechine, para cubrir la ruta entre Tigre y Carmelo.


Así fue que con uno de los hijos de Cartechine, "Cheche", al timón, llegó a Tigre para realizar algunos viajes a Carmelo, acompañados de Fortunato "mono" García y Eulanio Jaime como marineros y al timón de la Victoria II, el Sr Cipriano Esquivel.


Al poco tiempo, cumplidos los servicios, regresaron a Victoria.


En 1958 Cartechine dejó la actividad y ante el cese del servicio, varios vecinos de Victoria (E.R.) que quedaban incomunicados, decidieron juntarse y asociarse para comprar las lanchas y la línea, formando una especie de cooperativa.


Así fue que nació la "Empresa de Navegación Victoria SRL", que continuó con los servicios hasta 1983.


A la Diamante I, como a las otras lanchas, le pintaron la toldilla de verde inglés, las bordas, castilletes y botazos en rojo bermellón, el fondo cobre y el resto, casco y candeleros blancos, todos en tonos de las pinturas AlbaLux.


Salían de la estación Fluvial de Rosario y navegaban un primer trayecto hasta la boca del A° Bobo, en Pto San Martín, de 40 km de longitud; y desde allí hasta Victoria, eran otros 70 Km, el viaje completo sin inconvenientes era de 4,30 hs, con dos salidas diarias desde cada cabecera, que coincidían en Rosario con la llegada y salida del tren a Bs As y desde Victoria, la salida de colectivos a distintos pueblos de la región.


Cabe destacar que en aquellos años no había conexión directa entre las lanchas y la tierra, cosa que, ante algún inconveniente, se demoraba aún más la solución.


En julio de 1962, la cantidad mensual era de unos 8500 pasajeros y en 1982, misma fecha, bajó a 450 pasajeros lo que originó que la empresa comenzara a reducir servicios.


En 1982, la lancha quedó en seco, ya un poco deteriorada, en el astillero "Los Gallegos" de la localidad de El Espinillo, frente al frigorífico cerca de Celulosa Argentina y frente a la fábrica de jabón Koop.


Allí permaneció varios años y fue robada varias veces, perdiendo gran parte de su equipamiento y con el paso del tiempo, deterioro general.


La empresa cesó sus actividades finalmente en 1983, debido a la baja de pasajes mencionada, por la construcción de puentes y autopistas en la zona.


Algunas anécdotas ocurrieron en los viajes de la Diamante I, durante su paso por Victoria SRL, tales como, una vez viajando desde Rosario a Victoria, a la altura de Fray Luís Beltrán se escuchó un ruido seco, raro. En esa zona había prácticas de tiro, en un arsenal que tenían los militares, y los tiros iban siempre al río. Por problemas de comunicación fluidas entre ellos y Prefectura, nadie avisó de las prácticas y un proyectil fue encontrado en el cajón que cubría el motor de la Diamante I.


En otras ocasiones de ese tipo de prácticas habían suspendido la navegación.


Otro día mismo trayecto y lancha, un dorado saltó al interior de la lancha dando en los anteojos de un veterano que iba leyendo el diario... el resultado fue, la cara lastimada del veterano; al llegar a Rosario, el marinero, Luis Aguirre, transformó en $$$$ el dorado, vendiéndoselo al restorán "La Marina".


En 1986, Miguel Corrales compró varias lanchas y entre ellas se encontraba la Diamante I.


Le cortaron lo que quedaba de la carroza, sacaron todas las tablas podridas y sueltas que tenía el casco, reforzaron con otras lo que quedaba del mismo, quilla, curvas y varetas, reforzaron el espejo de popa dónde colocaron un motor fuera de borda Johnson de 85 HP.


Ataron 20 tambores plásticos de 200 lts al casco para que flotara, en la zona de popa colocaron los tanques de nafta, una carpa, provisiones y un calentador y emprendieron junto a Francisco Aguado el viaje a Tigre.


Salieron de noche y al amanecer siguiente hicieron la primera parada.


El viaje duró 8 días, navegando por las noches y durmiendo de día, para que la PNA no los viera navegando y les hiciera algún problema.


Finalizada esta tremenda travesía, llegaron al astillero Corrales, donde sacaron el casco (o lo que quedaba) en seco, para analizar la situación y emprender la reconstrucción.


Francisco Corrales aplicó su diseño, respetando las dimensiones originales, a ese esqueleto que había llegado a su astillero.


Le vendieron eso al Pato Maciel, que trabajaba allí.


Juntos trabajaron en el proyecto que duro 3 o 4 años de trabajo, interrumpidos por los vaivenes económicos ya conocidos del país.


Adaptaron materiales y técnicas mas modernas de construcción, alivianando muchísimo el casco, volvieron a colocar el mismo motor GM Gray 6-71 110, rectificado, caja hidráulica y el escape refrigerado por agua y con salida por el espejo de popa.


Colocaron una dirección hidráulica marca Vetus, construyeron una timonera mas que moderna, con un mini salón atrás con dos amplios sillones y de ahí hasta la popa bancadas laterales y butacas en el medio, individuales, tapizadas en material vinílico.


Un lujo ese interior!!!!!


Exteriormente, toldilla mamparos, candeleros bordas y casco fueron pintados de blanco, el fondo negro y los castilletes barnizados.


El resultado fue una lancha moderna y veloz que navegaba de manera muy suave y el interior prácticamente quedó insonorizado.


La botaron con el mismo nombre original y la llevaron a navegar a Rosario.


A los pocos meses Maciel se la vendió a Vetosi, que la llevó a navegar para turismo al norte de Rosario, en La Florida.


Hacía también el cruce desde la ciudad a la isla y a las playas de frente a la fluvial de Rosario.


Con los años realizó también algunos viajes de línea cortitos en la zona y luego navegó en la ruta entre Rosario y Charigué y también al "Banquito".


Con los años pasó a manos del escribano Jorge Gil, que continuó con la misma actividad.


Finalmente quedó abandonada, amarrada en el Paraná viejo, como lo llaman en la zona, algunos meses.


En el año 2008, aproximadamente, la compró el Sr Hidalgo y algunos socios que la trajeron nuevamente a Tigre y junto a otras lanchas formaron una mini empresa llamada Tigretrans.


La restauraron a nuevo y le hicieron pequeñas reformas interiores y exteriores; le hicieron el botazo en el espejo de popa y la pintaron con el siguiente esquema: toldilla, bordas y casco blancos, castilletes barnizados, candeleros y fondo negros y línea de flotación amarilla.


La navegaron fletada algún tiempo para Líneas Delta Argentino, hicieron viajes de turismo y paseos por la zona de Tigre y recorrido escolar.


Al tiempo de navegarla le cambiaron el motor por un Detroit Diesel V8/92 con turbo, con doble salida de escape por el espejo de popa y caja hidráulica con morse de mando.


Actualmente navega durante la semana en el recorrido escolar de la escuela del INTA Delta, zarpando desde Campana, por la mañana, regresando por la tarde. Amarra y descansa en el A° La Cruz y rara vez "baja" al puerto de Tigre, los fines de semana.


En época de vacaciones de invierno y verano realiza viajes contratada por alguna empresa, sinó, permanece amarrada en la estación fluvial y en verano siempre se restaura en el astillero Maldonado, dónde la dejan impecable cada año.


Hace muy poco fue renovado totalmente el interior pasando a los tonos azules y grises, combinados con maderas barnizadas, luces de leds cortinas blancas y demás detalles de lujo, que generan un ambiente cálido y cómodo para viajar en el agua. Lujo total!!!!


Agradecimientos totales a Ricardo Oitavén y Dani Mariani por los datos y fotos aportadas para esta historia. Algunas de las fotos corresponden a Gastón Valenzuela.

 

TRABAJO DE INVESTIGACION: Fernando G. VIGNA

Más en esta categoría: « Flamenco Stella Maris »

rios4

horariosLanchas

clasificados2