en vivo

Horario: Martes de 18.00 a 20.00

Nombre
Año de fabricación
Nombre de la empresa

Interisleña XXI

Nombre de la empresa: Interisleña

Año de fabricación: 1947

Construída en el astillero "El Austríaco" (Av Cazón 1249), por Roque Juan Ivanovich a pedido de Ernesto Scarampi y Gino Busatto.


El casco, totalmente de madera, barnizado, con toldilla color turqueza y fondo color cobre, con una eslora de 17.08 mts, manga de 3.27 y puntal de 1.28, equipado con un motor GM GRAY 6-71 y caja mecánica marinizada del mismo conjunto.


Fue botada como Expreso Carapachay III el 1 de julio de 1947.


Comenzó a navegar en la empresa Expreso Carapachay.


La "carrera" que hacían en aquellos años era zarpando desde el río Tigre, recorriendo todo el A° Carapachay y si era necesario cruzaban el Paraná y llegaban hasta el Canal de la Serna y A° Durazno (Almacen de Broggia, El Tropezón, La Navarra, eran recreos a los que solían llevar pasajeros).


Navegó varios años en esa empresa hasta que Busatto le compró el 50% de la lancha a Scarampi y se la lleva a navegar a la zona de Zárate (1958/60).


Al poco tiempo se unió con A. Stillo, Rubino y Constantino y forman "Transisleña S.A.", empresa que navegaba la carrera entre el puerto de Zarate y Puerto Constanza.


Allí le cambian totalmente el esquema de colores, pintándole la toldilla de color ocre (mostaza) el casco, candeleros castilletes y bordas de color blanco y el fondo de color cobre.


Navegó allí hasta 1970, año en el cual se la llevan a la zona de Rosario para navegarla en turismo, pero la suerte no la acompañó y al final de la temporada, vuelve a la zona de Zárate.


Navega en la empresa hasta 1974, momento en el cual, quiebra y las lanchas quedan amarradas en el puerto un tiempo sin navegar.


La compra Vittorio López y se la lleva a navegar a la zona de Gualeguaychú, para hacer el cruce con la localidad de Fray Bentos, (R.O.U.), navegando principalmente por el río Uruguay.


Navegó allí hasta que se terminó de construir el puente y queda nuevamente amarrada sin navegar. Al poco tiempo se la vende a un vecino de Gualeguaychú quién la navega con turistas por la zona.


Nuevamente la suerte no la sigue y al tiempo queda amarrada en un muelle de la zona y se deteriora bastante.


En un principio la iba a comprar Angel García (Expreso Felicaria) pero las negociaciones no llegaron a buen fin y finalmente la compra Victor Ramaro.


La trae a Tigre, al astillero Gianetto (Interisleña) en donde se repara a cero y se vuelve a barnizar el casco. Se rebautiza como Interisleña XXI y el nombre sale pintado en letras góticas. En el interior se colocaron asientos enterizos, en forma transversal , luces de colores y se le hacen las ventanas con vidrios tonalizados, sin marco, corredizas. Fue en esos años una de las primeras en tener morse de mando y caja hidráulica.


Vuelve a navegar en 1987 con los colores de su nueva empresa, Interisleña.


Toldilla ocre, casco barnizado, fondo rojo y línea de flotación blanca.


En la empresa le asignan la carrera al Felicaria, zarpando diariamente a las 7:00 de la fluvial de Tigre.


Navegó en esa carrera hasta que la Interisleña XI la reemplazó. Luego hizo escuelas y varios recorridos hasta que finalmente quedó fija en la carrera del A° Toro.


Con los años, ya a finales de los 90, se le renovó el interior en donde se cambiaron los revestimientos, se le hizo un cielo raso vinílico y se colocaron butacas individuales.


En la mañana del 26 de mayo de 2015, navegando por el A° Toro en medio de una sudestada, embiste un viejo piquete de una estacada rota lo que abre un gran rumbo de agua y comienza a irse rápidamente a pique.


El patrón pudo embicar la embarcación en la costa, pudiendo hacer bajar convenientemente el pasaje que por suerte eran muy pocos, quedando todos sanos y salvos.


La lancha debido a la gran cantidad de agua quedó semisumergida en el río unas horas.


Fue rescatada y llevada al astillero de la empresa en donde permaneció largos meses en seco. Se reparó totalmente y restauró, se pintó desde cero y al final y antes de volver al río tuvo que pasar más de una rigurosa inspección de Prefectura.


Finalmente volvió al río, impecable para continuar navegando hasta la actualidad.

 

TRABAJO DE INVESTIGACION: Fernando G. VIGNA

Más en esta categoría: « Talita Delta »

rios4

horariosLanchas

clasificados2