en vivo

Horario: Martes de 18.00 a 20.00

Nombre
Año de fabricación
Nombre de la empresa

Garcia Hnos III

Nombre de la empresa: Otras compañías

Año de fabricación: 1946

En 1946 y ya desde hacía algunos años la familia García navegaba con sus lanchas en la "carrera al Felicaria", empresa que habían comprado a sus parientes, los Medán y que originalmente había sido de los Caldararo,(también parientes de ambos) que habían recorrido las aguas con los famosos "vapores".


Tenían dos lanchas, la Expreso Felicaria y la Expreso Felicaria II; el 11 de febrero de 1946, Celestino y Angel García, comienzan la construcción de una lancha de pasajeros, en el astillero de sus primos, los Bigiolli del A° Caracoles.


Entre todos pasaron meses de arduo trabajo, el casco fué diseñado con un aire a la Miss Delta IX, según cuentan los expertos, con una eslora de 16,66, manga de 3,37 y un puntal de 1,27, construido totalmente en madera.


Finalmente el 21 de noviembre de 1946 el casco fué botado como GARCÍA HNOS III, M 4109, ocupando en la flota el lugar de la lancha que nunca existió, la Expreso Felicaria III.


Este fue el primero y único casco tipo lancha de pasajeros construído por este astillero.


La lancha fué equipada con motor y caja mecánica marina GRAY del modelo 6/71 y pintada con el siguiente esquema: toldilla azul oscuro, con chimenea de color negro, aro de bronce y una franja que la atravesaba de forma diagonal en color rojo, candeleros, bordas castillete y casco impecablemente barnizados, línea de flotación verde claro y fondo blanco.


La cenefa blanca de terminación ondeada, como se utilizaba en la época y el toldo de proa de color naranja, distintivo de la empresa. También era clásico de los García pintar las medias cañas de los botazos de color blanco.


Comienza a navegar en la "carrera al Felicaria", zarpando desde el Canal San Fernando primero y Tigre después, recorriendo los ríos Luján, Sarmiento, Capitán, Paraná (cruce), A° Pay Carabí, Estudiante, A° Felicaria, retomando y llegando hasta el Paraná Miní.


Pasaron por el timón de la lancha, primero Celestino García que estuvo al mando varios años, luego los hermanos Titi y Oscar Vega, Fontana y Jesús Melián también formaron parte de su tripulación.


Algunos días de semana recorrían también el A° Fredes y A° Las Cañas.


En 1957, Celestino se retira de la actividad, lancha y empresa pasan a ser de Angel García en un 100%.


Cuentan que los García eran muy queridos en la zona, la gente esperaba en el muelle las lanchas de la firma y jamás viajaban con las de otra empresa, motivo por el cual siempre hubo una feroz competencia.


También salían de Tigre con gente sentada en el piso, que prefería estar sin asiento a viajar en otra empresa. Cuentan que siempre Angel estaba de buen humor y las lanchas lucían impecables, pese a que el color blanco con el que estaban pintados los fondos de las lanchas no era la mejor opción a la hora de la limpieza.


La lancha navegó toda su vida impecable y para la misma empresa.


Participó en bailes, partidos de fútbol, las fiestas del isleño, en el club 9 de Julio, y en el Crovetto (según la época) y de las clásicas procesiones en el A° Felicaria, evento anual, para el que adornaban con banderines y demás. La lancha estuvo también incorporada a la flota de lanchas de varias empresas de Tigre que fueron enviadas a Paranacito en el 91, cuando hubo una gran inundación.


En 1994, ya fallecido Ángel, la lancha queda a nombre de su esposa, Lidia Caldararo de García, y la empresa queda en manos de sus hijos.


En 1996/7, la empresa deja de prestar servicio y la lancha queda en muy mal estado, amarrada en la Fluvial.


Una noche, amarrada en el bajo del río Tigre, luego de quedar varada en el barro luego de una gran bajante, entro agua por uno de sus costados, las bombas de achique no daban a basto y por alguna falla de éstas, o la falta de batería, hacen que la lancha se fuera a pique.


Fueron duramente castigados por la Prefectura, aunque rápidamente pudieron reflotarla y continuar navegando un tiempo más haciendo algún viaje de turismo ó excursión por la zona.También realizó el cruce desde el club San Fernando hasta la isla, en el río Luján.


Finalmente la lancha es llevada navegando hasta Federación en dónde continuó por un tiempo haciendo excursiones junto a su compañera de trabajo, la famosa "petisa", la Expreso Felicaria.


Al poco tiempo deja de navegar y la lancha queda abandonada y semi hundida en una zanja al costado de una quinta de la zona.


El dueño del lugar, luego de dos o tres años que nadie volvió a buscarla, cansado de avisarle a sus dueños de que necesitaba tapar esa zanja y que deberían sacarla de allí, tapa la zanja, sepultando allí lo que quedaba de la lancha.


En más de una ocasión se habló de su posible rescate y que con sus papeles, quilla y parte de sus costillas se rearmaría una nueva García Hnos III, cosa que hasta el momento quedó en anécdota.


Mil gracias a todos por leerme y gracias mil a Pepe Carrara y a todos los que han colaborado en esta historia.

 

TRABAJO DE INVESTIGACION: Fernando G. VIGNA

rios4

horariosLanchas

clasificados2