en vivo

Horario: Martes de 18.00 a 20.00

Nombre
Año de fabricación
Nombre de la empresa

Delta VIII

Nombre de la empresa: Otras compañías

Año de fabricación: 1938

Durante la década de 1930, el astillero Ortholan construyó varias lanchas de un mismo modelo, "gemelas", a las que los aficionados llamaban "DELTITAS".


Construyó varias para la empresa "Navegacion Isleña" (DELTA V, VII, VIII Y IX) y alguna otra para Galofré.


En 1938, el Sr José Luciano, mandó a construir a ese astillero y para Navegación Isleña, un casco de ese diseño, totalmente de madera, al que bautizo como DELTA VIII.


El casco estaba pintado de blanco y equipado con un motor Mercedes Benz, gasolero de 90 Hp. Con esta incorporación y las demás lanchas "rápidas" como las llamaban, lograron acortar el viaje desde el puerto de San Fernando hasta La Barquita (Tercera Sección de islas) de 4 hs a 2,30 hs de viaje. Tenía una capacidad aproximada de 80 pasajeros.


Tres veces por semana su recorrido llegaba hasta el A° Lima, en la Tercera Sección y una vez por semana bajaba a Tigre con gente del A° Manzano de Medina. El patrón de abordo o Capitán en esos años era el Sr Fourcade.


Con el paso de los años la lancha se vende a Ferremí, quién la lleva a navegar a Interisleña.


Le coloca un motor Hispano Argentino de 4 cilindros gasolero y barniza el casco. Navega unos años en esta empresa y se la vende a José Carrara quién tenía un reparto de Carne y almacén que había comenzado con la lancha "Nayco" a la cual reemplaza con ésta, la Delta VIII. Navegaba como almacenera en el Canal Campana, Canal Alem, Paraná Guazú y Río Ceibo.


A los pocos meses le ofrecen trabajar como lancha de pasajeros, deja el reparto y la trae al Puerto de Tigre, en donde trabaja fletada para casi todas las empresas (Interisleña, Correo del Luján) hasta que en 1958 queda fijo en LDA los fines de semana y en temporada de verano y durante la semana hace la escuela ubicada en Canal Honda y Arroyón.


Ya entrada la década del ´60 se la vende a un carnicero, Suarez, quién le cambia el nombre y la bautiza como SILVIA.


Una noche amarrada en el Puerto de Frutos, se va a pique. Al otro día intentan reflotarla con el guinche de la tronquera, pero la enganchan del medio y al intentar levantarla, llena de agua, se parte en dos y sus restos quedan a un costado del Canal Patiño, que lentamente fueron desguazados.


Gracias por el relato y las fotos de esta historia al Sr Pepe Carrara.

 

TRABAJO DE INVESTIGACION: Fernando G. VIGNA

rios4

horariosLanchas

clasificados2