en vivo

Horario: Martes de 18.00 a 20.00

Nombre
Año de fabricación
Nombre de la empresa

Interisleña XXII

Nombre de la empresa: Interisleña

Año de fabricación: 1955

Construída a pedido de Carlos Bordoy, en 1955 por el Astillero Parodi, fue botada ese mismo año con el nombre de Río Paraná Miní.


Nació junto a sus gemelas, y para el mismo dueño, las Río Paraná Guazú y Río Paraná de Las Palmas, con casco totalmente de madera, con una eslora de 18,16 mts, manga de 3,48 mts y puntal de 1,35 mts, equipado con un motor GM GRAY 6-71 y caja de la misma marca, mecánica marina.


Navega inicialmente de forma particular y alquiler para "las colectivas", lanchas sin recorrido fijo que formaban una cooperativa y reforzaban de alguna manera los diferentes recorridos de las lanchas que tenían asignada una línea y empresa.


Zarpaban frente a la actual Estación Fluvial de Tigre y recorrían los ríos de la 1° Seccion de Islas y muy eventualmente cruzaban el Paraná en busca de pasajeros del otro lado del gran río.


Con la toldilla pintada de amarillo, el casco totalmente barnizado, la chimenea verde con una línea amarilla en el centro, el fondo color cobre y doble línea de flotación blanco y negro navega en sus primeros años con esa configuración de colores.


A los pocos años, en la década de los ´60, Carlos Bordoy vende las lanchas Río Paraná Guazú y de las Palmas y compra el 20% de las acciones de Interisleña.


Se queda con la Río Paraná Miní y durante la semana trabaja de forma particular haciendo escuela (la secundaria del Miní) y durante los fines de semana y época de vacaciones trabaja para Interisleña. Para ello la lancha se pinta con el esquema de colores de la empresa, toldilla ocre, casco barnizado fondo rojo y línea de flotación blanca.


En los años ´70 se reemplaza el motor GRAY 6 original, por un Volvo Penta turbo, con caja hidráulica y morse de mando.


En 1985 , con "el negro Pelé" al timón, navegando con los chicos y maestras de la escuela, por el Paraná Guazú, cerca del 2° puente del complejo Zárate Brazo Largo, embiste un tronco de casuarina (del cual ya habían dado el parte de aviso) y la lancha se va a pique. Mediante una acelerada maniobra, logra embicar la lancha en la costa y una chata que pasaba por el lugar puede rescatar sanos y salvos a los pasajeros y tripulantes.

 

A los pocos minutos la lancha se hunde completamente.

 

Es rescatada y reparada, volviendo a navegar rapidamente, pero, luego de este siniestro, Carlos Bordoy vende las acciones de Interisleña y se retira de la empresa.

 

La lancha queda a cargo de su hijo, Luis Bordoy. Se saca en seco y se pinta de la siguiente forma: toldilla verde claro, la chimenea vuelve al esquema original, verde con una franja amarilla (similar a los colores de la bandera Brasilera), candeleros, bordas, castilletes y casco barnizados , el fondo amarillo con doble línea de flotación en blanco y negro.

 


Continúa haciendo los días de semana la escuela y los fines de semana eventualmente era "fletada" para turismo.


Navega hasta que en 1989, Luis Bordoy decide venderla.


Bordoy, no quería venderle la lancha a Interisleña, que quería quedarse con la lancha...


El Sr Brizuela, aparece como comprador (actuando para Interisleña como temporal intermediario); la compra y al poco tiempo se la pasa a Interisleña.


La lancha fue vendida sin el motor Volvo Penta, ni la caja hidráulica, ya que Bordoy los instaló en otra de sus lanchas.


En Interisleña se le colocó un motor GM Gray 6-71, con el que sale a navegar ya definitivamente incorporada a la empresa y con Guillermo Fassini al timón.


Otro de los patrones que tuvo y por mas de 15 años fue el Sr Miguel Angel Sarmiento.


Ni bien entró en la empresa se le pintó la toldilla de color ocre y así navegó durante unos 8 o 9 meses hasta que se sacó en seco para hacerle una restauración.


En 1990 la lancha se reparó a fondo en el astillero, se pintó con los colores de la empresa, toldilla ocre, casco barnizado y fondo rojo con línea de flotación blanca y se rebautizó como Interisleña XXII.


Con los años, cuando a su hermana gemela, la Río Paraná Guazú, se le reformaron las ventanillas, de la forma tradicional a corredizas sin marco, (allá por 1997) Víctor Ramaro y el carpintero Rossi, viajan a Escobar a verla, para reformar a la XXII de igual forma.


Es así que con el ingenio de Rossi, que colocando unas tablas y proyectando los vidrios sobre un plano hizo que todos fueran del mismo tamaño de proa a popa, se reforman las ventanillas, también corredizas, sin marco, en vidrios en tono fumé y el salón completo, colocando nuevos tapizados, cielorrasos , butacas centrales individuales y el clásico barcito en la timonera.


Navega actualmente con ese esquema y en "la Carrera al Toro", al mando de Maxi Meneghello al timón y Maxi Silva como marinero, zarpando diariamente del Puerto de Tigre, navegando para Interisleña.


Agradecimientos totales a Pepe Carrara, Carlos Piquet , Guillermo Fassini y a los "Maxi" que fueron los colaboradores de datos y fotos para esta linda historia y a todos mil gracias por su tiempo.

 

TRABAJO DE INVESTIGACION: Fernando G. VIGNA

Más en esta categoría: « Elena Delta Interisleña I »

rios4

horariosLanchas

clasificados2