en vivo

Horario: Martes de 18.00 a 20.00

Nombre
Año de fabricación
Nombre de la empresa

Las Palmas III

Nombre de la empresa: Otras compañías

Año de fabricación: 1947

En la década de los ´40, el Sr Bruno Bonini, cuñado del dueño del astillero Palmisciano, manda a construir una serie de 4 lanchas llamadas "Las Palmas". No las navegó a todas juntas y las vendió en muy poco tiempo a todas.


En 1947, se construye y bota "Las Palmas III", un casco de excelente y agradable diseño, de madera, del tipo "de pasajeros" con 17 mts de eslora, 3,60 de manga y 1,21 de puntal.


El casco, totalmente barnizado es equipado con el conjunto motor y caja Gray, del modelo 6-71, con palanca de mando al piso.


Navega inicialmente haciendo viajes particulares en "las colectivas" o "la fila" como las llamaban los lancheros, (eran lanchas que navegaban de forma particular y se juntaban para hacerle competencia a las empresas con el pretexto de ser "refuerzo "de ellas los findes)


Zarpando del Puerto de Tigre, navegaba hasta el A° Rama Negra, uno de los "viajes cortos" que estas lanchas realizaban, varias veces al día.


En los primeros años de la década del ´50, se la vende al Sr Razetto, de Entre Ríos, quien la lleva a navegar en la ciudad de Concordia. Hacía el cruce entre esa ciudad y Salto (R.O.U.) navegando por el Río Uruguay.


Allá la pintan de la siguiente forma: toldilla Azul, casco barnizado y fondo primero cobre y luego pasa al rojo, con línea de flotación blanca.


Al poco tiempo Razetto se junta con algunos socios y fundan la empresa "Riolago S.A.", haciendo el mismo cruce, navegando hasta el año 1982, momento en el cual se disuelve la sociedad.


De todas las lanchas que navegaban en la empresa, en ese momento, la única que quedaba en el agua era esta, las demás estaban en seco.


El hijo de Razetto, continúa entonces, luego de unos meses, en la actividad y lentamente recupera algunas lanchas, entre ellas la Expreso Concordia II (ex Oriente II), con la cual sigue realizando el cruce actualmente.


Con los años, y debido al poco mantenimiento que se le podía hacer a las lanchas ya que no hay astilleros en la zona que trabajen la madera, deciden plastificarle el casco, desde el botazo hasta la quilla (mala idea si las hay porque se forma humedad entre las maderas y el plástico y se pudre mas rápido el casco).


Entonces vuelve al agua, ya entrados los años 80, con el casco plastificado y pintado de blanco.


A mediados de los años ´90, ya con el casco en mal estado y viendo que no hay astilleros que puedan repararla, deciden venderla.


En 1998 Beto Amorfini viaja hasta Concordia y compra el casco, lo trae a Tigre y lo lleva al astillero Bruzzone.


En el mismo se le saca todo el material plastificado y se le cambian prácticamente todas las tablas del casco, se refuerzan algunas curvas y se reconstruyen varetas.


Pero por problemas económicos (la restauración total llevaría mucho dinero), la lancha queda en el astillero, al aire libre, tapada por lonas unos 12 años...


Cuando pueden recomenzar con la restauración, el casco nuevamente estaba deteriorado, lo calafatean así nomas para poder cruzar el Luján, lo cargan en un carretón y lo llevan hasta un galpón, en Rincón de Milberg.


Contratan a un carpintero de ribera amigo, el Sr Mendoza, quién hace algunas reparaciones en el casco, cambian algunos rumbos, rehacen unas 50 varetas, cortan la carroza con una sierra circular, en pedazos, para luego poder sacarlos.


Comienzan a reconstruir la carroza, a pedido de Beto, se hace un poco mas curva, para que copie la forma del casco, y recubren la toldilla, de terciado fenólico marino de 15 mm, con tres capas de fibra de vidrio.


Los castilletes y las bordas se hicieron en viraró y el casco en cedro.


Estos trabajos demoran unos 4 meses, en los cuales trabajaron los hermanos Amorfini, (Pato y Leo) y el padre, Beto, que eran carpinteros de muebles y Mendoza que les enseñó a trabajar la madera de forma "naval".


Como nuevamente se había terminado la plata juntada, siguieron sólo los Amorfini, Pato, Leo y Beto, a todo pulmón...


Pasaban días enteros en el galpón poniendo lo mejor de su profesión para darle un aspecto impecable al interior.


Se hicieron los pisos de madera revestida en alfombra de goma de color gris, se revistieron los laterales en alfombra del mismo tono y se colocaron butacas individuales y almohadones en las bancadas laterales tapizados en cuerina blanca, las luces son dicroicas con leds en todo el salón, y abundan los detalles en madera barnizada, herrajes cromados y vidrios de las ventanas levadizos en tono fumé. Una locura de belleza!!!


Se reformo la mecánica colocando una caja marca Twin Disc, hidráulica 2 a 1 con el clásico morse de mando, el motor es un Detroit Diesel de 6 cilindros, escape por popa, refrigerados por agua con una bomba inicial, que no dio resultado de 1 ½", que se reemplazó por una de 2" dando óptimos resultados.


Se colocó un timón con sistema hidráulico.


En el tema de seguridad cuenta con 5 compartimientos estancos, 5 bombas de achique automáticas y 5 manuales, salvavidas para los 90 pasajeros, matafuegos y toda la tecnología necesaria para realizar una navegación segura.


Exteriormente luce las tablas del casco, castilletes, candeleros y bordas barnizados, la toldilla blanca al igual que la línea de flotación, y el fondo color azul traful.


Los trabajos terminaron a mediados del 2012, momento en el cual la lancha dejó el galpón y sus largos años de "sequedad", para ir en un carretón nuevamente hasta el río.


Tuvo amarra en el Puerto de Frutos, lugar donde duerme todas las noches y estuvo bastante tiempo parada sin trabajo fijo, alquilada para refuerzos o reemplazos varios en distintas empresas de navegación.


Finalmente a fines del 2015, la familia Amorfini consigue tener un muelle propio, un emprendimiento puramente "familiar", en la Estación Fluvial, al lado de PNA , en donde se puede realizar los fines de semana y feriados una linda excursión guiada por los principales ríos del Delta.


Durante la semana hace el recorrido de la Escuela 14 del A° Durazno.


Cuentan ellos que valió la pena el sacrificio y que es "la niña mimada de la familia".


Ahora están en la etapa de disfrutarla y navegarla, conocer el río y sus rincones, pero añoran aquellos años de galpón, como los mejores de "Las Palmas III".


Gracias totales a Pepe Carrara y a toda la familia Amorfini por los datos, las fotos, la buena onda y la invitación a navegarla y conocerla por dentro.

 

TRABAJO DE INVESTIGACION: Fernando G. VIGNA

rios4

horariosLanchas

clasificados2