en vivo

Horario: Martes de 18.00 a 20.00

Nombre
Año de fabricación
Nombre de la empresa

Interisleña II ("El Buque")

Nombre de la empresa: Interisleña

Año de fabricación: 1948

Construída en el astillero MENDOZA (en el zanjón Tamagni) por un equipo de muy buenos carpinteros de ribera entre los cuales se encontraba el Sr Camporrotondo, de San Fernando para la empresa de Pedro Galofré, (el astillero estaba ubicado detrás de las oficinas de la empresa Galofré en San Fernando) fue botada el 29 de diciembre de 1948, bautizada como P.Galofré VIII, con matrícula original M 4025.

 

Su casco de madera, con una eslora de 17,68 mts , manga de 3,80 y un puntal de 1,35 (original 1,25). Su casco pintado de blanco, fondo verde y línea de flotación roja, toldilla ocre, era gemelo al de la actual Interisleña XXIII (Ex Ciudad de Paraná) en sus orígenes que nada tienen que ver entre sí HOY.


Se la equipó con un moderno motor (en esa época) GM GRAY de 6 cilindros en línea de 225 hp. Navegó inicialmente en los recorridos de la empresa mencionada, zarpando del puerto de San Fernando rumbo a Entre Ríos, pasando por las Islas del Ibicuy y Paranacito. También zarpaba de Zarate /Campana-Ibicuy–Paranacito.


Navegó así hasta 1955 momento en el cual la lancha se vende al Sr Guerra quien la rebautiza como Guerra Hnos. Se la reforma tapándole las ventanillas con mamparos, transformándola en lancha–tienda, vendiendo ropa por la zona de Entre Ríos, llegando al A° la Tinta por algunos años. Luego se vende a los Sres Ubaldo y Vazquez quienes la vuelven a transformar en lancha de pasajeros navegando por la zona de San Nicolás haciendo el cruce y excursiones.


Navega en esa zona hasta que en 1968 Pepe Carrara y Angel Asti la compran y la traen para Tigre. La lancha estaba en bastante mal estado, entonces deben repararla y repasarla de mecánica. El propio Pepe la rasca y le saca la pintura blanca (proceso que duró unos dos meses) para luego de finalizar con las reparaciones la barniza cambiándole totalmente el aspecto. La reforman en la zona de popa, sacándole las dos entradas laterales y el baño en el centro de popa, haciéndolo de la forma tradicional, baño-pañol, uno a cada lado y la escalera en el centro de popa. La navegan como lancha de pasajeros en Interisleña, hacen excursiones y recorrido escolar durante unos 4 años.

 

En 1972 aproximadamente la venden a la Sra Beba Rodriguez y navega para la empresa Correo de Carapachay/El Indio. La tripulación contaba con Tito Puertas como marinero, partiendo desde el puerto de Tigre, navegando por los ríos Luján, Carapachay, cruce del Paraná de las Palmas, entrando por el Canal de la Serna hasta el A° Pacífico. Así hasta 1979/80 año en que la empresa se separa y se forma "El Indio S.A." sigue navegando entre esos ríos agregando una escuela por la zona de Baradero y eventualmente excursiones.


Hacia 1987 la lancha queda abandonada en la zona del puerto de Zarate/Brazo Largo y es allí hasta donde viaja Víctor Ramaro y la compra el 7 de diciembre de 1989, en un estado bastante malo, la repara un poco, y la navega alquilada para la empresa Interisleña. Es en ese momento que un finde navega como almacenera reemplazando a la Real III de Roberto Gómez / Lucía Ferremí, (recorre los ríos Luján Canal Arias entre otros) que estaba en seco por alguna reparación.


A finales de 1990 se la vuelve a sacar en seco en el astillero Interisleña en donde se le hace una reparación profunda en la cual además de repararla se la modifica y el encargado de las reformas es Oscar Mantelli como Carpintero.


Se levanta la proa y la carroza aproximadamente 10 /15 cm, los pisos interiores se levantan y hacen a nuevos, la proa además de levantarse se redondea y ensancha bastante en zona de los botazos y el castillete se acorta unos 30 cm, agrandando así la timonera; el puntal también es levantado en toda la lancha entre 5 y 10 cm totales. La lancha adquiere otra fisonomía manteniendo las medidas de eslora y manga originales. Se reemplaza la mecánica colocándole un motor GM Gray Detroit Dielsel de 6 cilindros, caja hidráulica y morse, además de un timón semi hidráulico; en el interior se mantienen sus bancadas de madera originales y el 8 de abril de 1991 vuelve a navegar, rebautizada con el nombre de Interisleña II, pasando a formar parte de la flota Interisleña y es apodada cariñosamente como "El Buque" navegando en sus diferentes recorridos que fueron cambiando a través de los años. En algún momento se le colocó una dirección semi hidráulica, butacas de colectivo y caja hidráulica de marchas.

 

Actualmente el patrón es mi gran amigo Cristian Mantelli quien hace el recorrido de la Escuela 12 del río Sarmiento durante la semana y los fines de semana y durante la época de verano refuerza los diferentes recorridos de la empresa según sea necesario.


En 2013 se le hizo una reparación que incluyó un alma de hierro reticulado en su estructura, por encima y paralelo a la quilla para reforzarla. Se calafateó, cambiaron algunos rumbos y se pintó toda completa , trabajo que demoró dos meses y terminados éstos volvió al agua. Actualmente se le hizo el motor a 0km cambiándole la tapa de cilindros, conjunto y metales, volviendo al agua a poco más de un mes de haber sufrido la pinchadura de un piston, el 19 de junio de 2015, con el motor trabado a 1450 rpm para hacer el ablande (demorará unas 300 hs de navegación).


El 7 de enero de 2017, estando su patron habitual de vacaciones, zarpó de la Estación Fluvial con el viaje a la sala del río Capitan de las 20 hs.


Ni bien comenzó el viaje, en medio de una fuerte tormenta y sudestada,la tripulacion advierte agua en la sentina, seguramente habían chocado un tronco o algo macizo que estaba entre aguas, que rompió alguna madera del casco.


Deciden bajar a los pasajeros en un muelle para ponerlos a salvo. Ni bien terminaron de bajarlos intentaron embicar la lancha en la costa pero en medio de la maniobra, agarraron un palo de una escollera que rompió el derecho de proa y algunos rumbos del casco que hacen que la lancha quede semisumergida rápidamente .


Quedó finalmente embicada en una playa, con la popa totalmente tapada y la proa hasta la mitad de agua.


Esa misma noche se rescató y se llevó al astillero de Interisleña en donde se reparó momentaneamente, quedando a flote unos dias esperando el lugar para poder ser sacada.


La restauracion que fue total, incluyó ademas de los daños provocados en el naufragio, casi todas las maderas de ambas bordas de la obra muerta, refuerzos de costillas varetas y durmientes o dormidos del fondo (los travesaños que corren paralelos a la quilla internamente).


Todo el proceso llevó unos 9 meses hasta que finalmente volvió impecable al agua.


Agradecimientos a Oscar y Cristian Mantelli, Tito Puertas, Pepe Carrara y a la gente de la empresa Interisleña (Nelly Ramaro) que me facilitó algunos datos necesarios para la confección de esta historia.

 

 

TRABAJO DE INVESTIGACION: Fernando G. VIGNA

rios4

horariosLanchas

clasificados2