en vivo

Horario: Martes de 18.00 a 20.00

Nombre
Año de fabricación
Nombre de la empresa

Lucia Victoria (ex Egea Hnos)

Nombre de la empresa: Otras compañías

Año de fabricación: 1936

Corría la década de los años ´30 y los hermanos Aniceto y Adolfo Egea se asociaban como "armadores", algo así como empresarios de la navegación.

 

Para ello mandan a construir en 1936 al astillero Parodi, un casco totalmente de madera, al que bautizarán como Egea Hnos.

 

Equipada inicialmente con un motor Otto Deutz "pesado", una caja marina mecánica (posiblemente con embrague) y sus maderas del casco pintadas de blanco (en aquel momento y en la actualidad), el espejo de popa con las maderas barnizadas, detalle "de lujo" de los yates de época, recorrió los principales ríos del delta de Tigre durante décadas.

 

Partiendo desde Tigre, navegaba por los ríos Luján, Canal Arias, cruzaba el Paraná de las Palmas y continuaba por el Canal de la Serna, pasando por famosos recreos como "El Tropezón", "Broggia" y "La Navarra", almacenes como "La Querencia", "Sack", el cine del Arias, la escuela; todos y cada uno en su debida época, en los que realizaba ese recorrido.

 

En uno de sus viajes iniciales transportó a mis abuelos paternos, Irma Crespi y Adolfo Vigna, los cuales se embarcaban en el puerto de Tigre y viajaban hasta la isla "Los Unidos" (hoy Mayadanté) situada en el Canal Arias y A° Las Glorietas.

 

Con los años se hicieron amigos del dueño y patrón en los años ´40, Adolfo Egea, quién en varias oportunidades le cedió el timón de la lancha a mi papá, Hector Vigna, que era un niño, para que timonee un rato.

 

Se dice que en Febrero de 1938 transportó desde el puerto de Tigre hasta el recreo "El Tropezón" situado en el Paraná de las Palmas y el Canal de la Serna, al famoso escritor Leopoldo Lugones, quién abordó la lancha con un pequeño frasco envuelto en una bolsita de papel como equipaje... al llegar al lugar pidió una habitación de la cual nunca más salió con vida... Desde ese momento, esa habitación no se alquiló más y quedó como recuerdo de aquella trágica noche, cerrada al público.

 

Cuando se repartieron los recorridos (la empresa tenía ya dos lanchas más) el trabajo fué mermando y los hermanos comenzaron a alquilar sus lanchas a las empresas principales como Líneas Delta Argentino y Jilguero; ambas compartían en esos años los recorridos y "peleaban" por sus clientes. Cabe destacar que cada "muelle" (cliente) viajaba con su empresa preferida, jamás tomarían otra lancha que no fuera de ella.

 

Luego de esto, hacia el año 1960, se retiran del ambiente y venden la lancha, al Sr Salvador Galante.

 

Éste la navega como lancha de acopio de pescado por el río Gutierrez, trayéndolo hasta Tigre, en dónde vendían sábalos, dorados y toda clase de pescados del río, en la costa del río Luján, amarrando al lado del barco Rosa Madre, (paseo Victorica y la calle Tacuarí), en dónde el dueño tenía además su casa. Con los años la transforma en lancha almacenera, repartiendo y vendiendo mercaderías por las Islas del Ibicuy, Entre Ríos.

 

Luego de algunos años y con el motor ya cansado, la vende y es el Sr Martínez quién la compra, la navega como almacenera pero por la zona de San Nicolás, le cambia el motor y le coloca un Skoda de 6 cilindros.

 

Con los años el motor comienza a desgastarse y consume litros de aceite, un día dijo basta y se plantó. Fué reemplazado por un motor GM Detroit diesel de 6 cilindros y 225 hp, la vieja caja mecánica se reemplazó por una hidráulica marca Allison y se colocó el clásico y actual morse.

 

Llegó el momento de vender la lancha y es el Sr Mario Enrique Urrustoy quién la compra y la transforma nuevamente en lancha de pasajeros para transportar principalmente turistas por la zona de San Nicolás, luego lo hace desde Rosario para con el tiempo volver al puerto de San Nicolás.

 

Es allí a dónde en el año 2003, Pedro Ramondegui la va a buscar, la compra y la trae hacia Tigre, al Puerto de Frutos, desde aquel momento su amarra hasta la actualidad. No se sabe cuándo alguien le pintó el "I" al nombre, quizás por error, (llegó así pintado en el casco a Tigre en el ´03) porque en los papeles figuró siempre como Egea Hnos.

 

Para trabajarla con pasajeros, le hace unos retoques generales y le renueva el interior, coloca butacas individuales y tapizados "modernos". La rebautiza con el nombre de "LUCÍA VICTORIA" en honor a sus dos nietas , Lucía y Victoria, y la navega para alquiler en las empresas de turismo, hasta que un día consigue zarpar desde su muelle propio en el Canal Patiño, haciendo los fines de semana excursiones guiadas y en la semana recorrido de escuela "La concepción" en el A° Abra Vieja.

 

Agradecimientos totales a mi gran amigo Pepe Martínez que ya no nos acompaña físicamente, quién me contó la historia en gran parte, ya que fué de su familia en algún tiempo, a Luu Adorno y Viky Adorno que colaboraron también, al recuerdo de mis abuelos, a mi papá Hector Vigna que me transmitió lindos recuerdos de ellos, de la vida y del amor por el Delta y estas lanchas que tanto quiero y que forman parte de nuestra historia, de nuestra vida. Un gracias enorme a mi amigo Lihueel Bueno quién me buscó algunas de estas fotos que acompañan la historia recién contada, mil gracias a todos, un gran abrazo, gracias por su tiempo!!!

 

TRABAJO DE INVESTIGACION: Fernando G. VIGNA

rios4

horariosLanchas

clasificados2