en vivo

Horario: Martes de 18.00 a 20.00

Nombre
Año de fabricación
Nombre de la empresa

Trans Uruguay I (ex Expreso Cacciola IV - ex Expreso Gualeguay)

Nombre de la empresa: Otras compañías

Año de fabricación: 1945

Los hermanos Naón, aproximadamente en 1945, mandan a construir una lancha al astillero Claude, de gran porte, para realizar la carrera entre Zárate y Gualeguay.


El casco de madera, pintado de blanco, con el fondo color cobre, castilletes, candeleros , tapa regala y botazos barnizados, es bautizado como "Expreso Gualeguay".


Estaba equipado con un motor "Superior" de 8 cilindros, gasolero y cambio marino.


La lancha era de un diseño agradable e imponente (tenía unos 20 mts de eslora) y el interior era muy amplio y cómodo.


La idea de hacer la carrera entre Zarate y Gualeguay se vió truncada ya que, otros empresarios comenzaron a realizarla, entonces la lancha la navegan "fletada" para las colectivas, que eran lanchas que se juntaban, particulares y realizaban distintos recorridos por el delta.


Tiempo después navega para los Azzari, que con sus "Expreso Delta" hacían la carrera hasta el Cruz Colorada.


Entre la semana realizaban viajes desde Tigre hasta el recreo que ellos tenían, llamado Naón, ubicado en donde hoy esta el destacamento de policía de islas, en el Carapáchay y el Paraná de las Palmas.

 

Navega pocos años en esa familia para luego pasar en los años ´50 a formar parte de la flota de lanchas de Cacciola en donde pasa a llamarse EXPRESO CACCIOLA IV, (M3991).


En la empresa le cambian el motor y le colocan un GM "TWIN" de 12 cilindros , gasolero. Ese motor venía de los B.D.I, que eran los barcos de desembarco de la guerra, (cada uno tenía 4 de estos motores) y cambio marino de marchas de la misma marca.


La diferencia de esos motores con los comunes GM era que tenia dos blocks "pegados" de 6 cilindros cada uno pero con un solo eje de salida y una caja de velocidades.


En 1959 en medio de una gran marea, la lancha habia quedado amarrada en el muelle de lo que hoy es el muelle Internacional, en el Río Tigre, y cuando el agua bajó quedó incrustada en un viejo piquete de un muelle que ya no estaba, que le rompió el casco y la lancha se fue a pique.


Con bombas de achique y baldes varios lancheros lograron ponerla a flote, taparon el boquete con lonas y maderas y la llevaron hasta el astillero en donde fué reparada.


Con el tiempo le colocaron otro GM GRAY MARINE de 12 cilindros (12/71).


Estando amarrada sin pasajeros sufre un pequeño incendio a bordo, en donde parte de su toldilla e interior es dañado por el fuego, momento en el cual sufre una pequeña remodelación en esas partes dañadas.


Navega en la flota uniendo el puerto de Tigre (R.A y el puerto de Carmelo (R.O.U) durante décadas, y cuando la empresa hace la carrera Tigre-isla Martín García la ponen a navegar en ella.


En la mañana del 7 de febrero de 1991 navegando en esa carrera, rumbo a Martín García, con Tito Lahore al timón y López como marinero , azafata y 71 pasajeros a bordo, frente a la isla Oyarvide, es embestida por la lancha "Ciudad de Paraná", que trabajaba para la misma empresa, contratada, y regresaba sin pasajeros de la isla Martín García, con Eduardo Wojcekián al timón.


El saldo fue de 12 víctimas fatales, unos cuantos heridos y la Cacciola IV partida en dos, literalmente, toldilla por un lado y casco por el otro, roto desde la proa hasta el motor. La Ciudad de Paraná sufre daños en la proa.


Ambas embarcaciones son rescatadas días después del fondo del río y llevadas al astillero Corrales en donde son reparadas, juicio de por medio.


Meses más tarde vuelve al río la Ciudad de Paraná, que sin motor es vendida a Interisleña, en donde es rebautizada como Interisleña XXIII. La Expreso Cacciola IV vuelve un año después al río, rebautizada con el nombre de Trans Uruguay I (M 3991) reformada su proa y reconstruida en su totalidad su toldilla, sigue navegando en la empresa Cacciola, y con el mismo recorrido.


Navega unos años pero su suerte no fue la mejor...


...Era la madrugada del 10 de octubre de 1997 cuando la lancha Trans Uruguay I, parte del puerto de Carmelo (R.O.U) con 94 personas a bordo, rumbo al puerto de Tigre (R.A). De este pasaje 75 eran de nacionalidad uruguaya.

 

Navegaba en aguas del Río Paraná Miní, ya habían navegado un largo trecho, cuando comienza a tener algunas fallas mecánicas, una de las bombas de agua se trabó, lo que provocó que los caños de escape, ubicados por debajo del piso en la sentina, con doble salida en popa se quedaran sin refrigeración y recalentaran, entonces deciden parar el motor y encallar la embarcación.

 

Ya estaban por llegar a la desembocadura con el Paraná Guazú, eran las 5.40 hs. Al intentar darle marcha nuevamente al motor, los gases acumulados en la sentina y la alta temperatura de los escapes, hacen una explosión y todo comienza a arder. Era de noche aún y los pasajeros entre el miedo, la oscuridad y el frío comienzan a desesperarse y se arrojan al agua. Todo es llamas y oscuridad.

 

A bordo viajaba un prefecto, el Sr Arturo Jardón, que colaboro en el rescate de varios de los pasajeros hasta que por el frio sufrio un infarto y desapareció entre las aguas del rio. La tripulacion de la lancha rescató también a varios pasajeros, pero 5 fallecieron, seguramente por las bajas temperaturas del agua, por un shock hipotérmico; otros 4 resultaron con quemaduras de diverso grado.

 

A los pocos minutos de ocurrido el incendio, varios vecinos con sus canoas y lanchas que pasaban por el lugar colaboraron también en el rescate de las víctimas.

 

De la lancha solo quedaron maderas quemadas, motor, el fondo y la quilla que descansan en tierra y allí seguirán estando hasta que el tiempo haga de las suyas.

 

Párrafo aparte merece la actuación del SUBOFICIAL ENRIQUE ARTURO JARDON, de la PNA.

 

En el parador Don Mario situado en la boca del rio Naranjo y el Guazu subió el suboficial, quien prestaba servicios en el destacamento Guazu-Guazucito y se retiraba de franco.

 

El suboficial Jardon ayudo heroicamente con el rescate de un bebe con su madre y 5 adultos, pero desapareció entre las aguas. Dos personas se ahogaron y otras tres (incluido Jardon) desaparecieron.

 

Al cumplirse un año de la tragedia la PNA coloco un monolito y una placa en el lugar del accidente, en donde habían quedado desde aquel día los restos de la nave siniestrada, que con el tiempo fue vandalizada (robaron parte de la mecánica y motor).

 

 

TRABAJO DE INVESTIGACION: Fernando  G. VIGNA

 

Más en esta categoría: « Francisco C Un Placer »

rios4

horariosLanchas

clasificados2