en vivo

Horario: Martes de 18.00 a 20.00

Nombre
Año de fabricación
Nombre de la empresa

Rio Parana II (ex Nilda Alicia II)

Nombre de la empresa: Otras compañías

Año de fabricación: 1940

Esta lancha fué construída por el astillero "El Criollo" (perteneciente a Primo DÓrazzio) hacia 1949, encargada por los Sres Benini y Scarsi (vecinos del A° Carapachay) quienes la bautizan con el nombre de sus hijas, Nilda y Alicia, y cómo ya existía una lancha de igual nombre, también propiedad de ellos, se le agregó el II, quedando entonces bautizada como NILDA ALICIA II.


Se construyó junto a la Independencia VI de LDA, son lanchas de líneas similares, pero no gemelas, aunque tienen casi las mismas medidas.


Inicialmente equipada con un motor Rolls Royce (luego se cambió por un GM GRAY de 6 cilindros) y caja mecánica. Los colores originales del casco fueron, toldilla azul, casco totalmente de maderas barnizadas, fondo rojo y línea de flotación blanca. Los asientos estaban en el centro, transversales, butacas individuales (tres por fila) revestidas con junco como tapizado, muy cómodas, pero de poco resultado (tipo esterillas) que luego fueron reemplazadas por las clásicas bancadas tipo banco de plaza, de maderas barnizadas ubicadas en forma longitudinal, con una capacidad que superaba las 100 personas sentadas.


Navegaba desde el Puerto de Tigre hasta el Paraná de las Palmas y lo cruzaba, pasando por el Carapachay, para la empresa "Expreso Carapachay".


En los ´60 fué comprada por el Sr Roberto Bova, quien la navega en el mismo recorrido pero incorporada a la empresa "EL INDIO S.A.".


En 1982/83 pasa a manos de la empresa Pflujer con amarra en el puerto de Escobar. Navega en la zona, hasta la actualidad.


A finales de los ´80 es llevada al astillero "Gonzalez" del A° Durazno (Segunda Sección) en donde se repara y reforma un poco, cambiándose la mayoría de las curvas, en mal estado. Se repara la quilla, y desde ésta se levanta un poco de popa (se hace más curva viéndola lateralmente), tablas del fondo y del casco, curvas nuevas (costillas), se reforma el parabrisas que era "estirado" hacia afuera, se hace recto, ampliando el sector timonera, modificando el castillete de proa y se ampliaron las tapa regala, afinando un poco la carroza, quitándole la curvatura de la toldilla original. Se cambiaron casi todos los rumbos del casco (tablas) y se le hicieron varios cambios internos de estructura y refuerzos.


El carpintero que la restauró, la cortaba directamente con motosierra, le arrancó el castillete de proa, la carroza. Los presentes no podían creer tal "destrucción", pensaban que jamás volvería a armarla.


Volvió a navegar unos cuantos años más hasta que nuevamente fue llevada al astillero de Suetta en donde se reparó el fondo (que tenía algunas deformaciones, como chichones), se desarmaron las tablas del fondo y se acomodaron prolijamente a ambos lados del casco, en la forma y orden en la que iban y se plantillaron rumbos nuevos, se acomodaron las costillas y se entabló nuevamente con madera nueva, quedando el fondo totalmente liso, mejorando el navegar, haciéndolo mas sereno y suave... parece que vuela sobre el agua!!!


Luego se pintó allí mismo toda la lancha en esa y en varias oportunidades. En una de ellas adquiere sus colores actuales, toldilla blanca, casco totalmente barnizado, fondo blanco y línea de flotación verde. Un lujo (vean las fotos!)


El interior se reformó, se colocaron nuevas butacas, otra vez individuales y se cambiaron tapizados y se reformó el sector timonera haciéndole los clásicos mamparos, en donde se alojan el bar, pileta y cocina.


Al salir del astillero del Sr Suetta, ubicado a orillas del Aº Las Ánimas, a finales de los 2000, se le cambió el nombre original por el actual, Río Paraná II, todo el trabajo seguido de cerca por el patrón que la cuida y mima desde hace 34 años, el Sr Ricardo Larrea, quién tuvo el orgullo y agrado de enseñarle toda su experiencia e historia a su hijo Sergio, quién estuvo a bordo como marinero durante 10 años.


En dicho astillero le dieron el nuevo esquema de colores, luciendo una toldilla blanca, que brilla como su fondo de igual color, como un espejo, y la línea de flotación en un delicado color verde agua. El interior fue renovado totalmente y en la centina se puede comer tranquilo, que no se encuentra ni una gota de aceite o combustible. Realmente es un lujo esta lancha, muy cuidada por su patron de abordo y mantenida por la empresa Pfluger.


Finalmente, se le colocó un motor Gray V8 serie 92, con pistones articulados y camisas flotantes, que lo hacen mucho más suave y silencioso, además de tener una reparación más rápida en caso de roturas ó desgaste, junto con una caja hidráulica marina Allison, de relación 1 1/2 a 1, y un escape refrigerado por agua con doble salida en popa. Todo el montaje de mecánica y transmisión, junto con el eje y la hélice, perfectamente relacionadas fué realizado por la gente del taller del Astillero Storni.


Actualmente navega de lunes a viernes en un recorrido escolar, de la escuela del Paraná Miní, y la técnica del Carabelas, pasando por el Canal Alem, Paraná Guazú y el Paraná Miní, y los fines de semana realiza excursiones por la zona del puerto de Escobar, y el Paraná de las Palmas.


A finales del 2014 se reparó a nuevo en el astillero Ghelfi, ubicado a orillas del Río Luján, Tigre, en donde se reformó el tablero de instrumentos y renovó el sector "timonera", se le hizo un cambio de maderas en el espejo de popa para que luzca mejor colocándole menos tablas, más anchas, se le reconstruyeron las puertas de acceso al interior en popa, el techo deslizable (ahora es levadizo) y algunos pequeños detalles más quedando realmente de lujo. Interiormente se renovó el tablero y timonera. Volvió al agua en Febrero del 2015.


Navegando en ella es impresionante la velocidad que levanta a solo 1650 vueltas y con la serenidad que lo hace. Parece que vuela sobre el agua!! Realmente no querés bajar de ella, un placer y un lujo navegar en una lancha tan linda.


Agradezco infinitamente la colaboración del patrón de abordo de la lancha, Ricardo Larrea, a su hijo Sergio Larrea y a la empresa Pfluger que tanto cariño le pone junto a su personal a las lanchas. Felicitaciones!!!!!!!

 

TRABAJO DE INVESTIGACION: Fernando G. VIGNA

rios4

horariosLanchas

clasificados2